«No tengo efectivo» no es excusa

Credit Cards

Nueva York, 1950. El conocido empresario Frank X. McNamara, líder de la Hamilton Credit Corporation, fue a cenar al restaurante Major’s Cabin Grill junto con Alfred Bloomingdale, amigo de la infancia y nieto del fundador de los comercios Bloomingdale; y Ralph Sneider, abogado de McNamara. A la hora de pagar, se percató de que se había olvidado la cartera en casa. Sorprendido y avergonzado, cuentan que tuvo que llamar a su esposa para que le trajera dinero en efectivo. Curiosamente, fue esta anécdota la que le llevó a crear, junto con su socio Sneider, la tarjeta Diners Club (Club de los Comensales)

Aunque para entonces ya existía el método de pago con tarjeta en algunas gasolineras y grandes almacenes, la Diners Club fue la primera en desarrollar una función multiusos. McNamara inventó así una herramienta que permitía la utilización del crédito en múltiples locales y, por lo tanto, desaparecía la necesidad de acarrear decenas de tarjetas o grandes cantidades de dinero en la cartera. Las primeras Diners Club se repartieron a doscientas personas y cubrían catorce locales; estaban hechas de cartulina y en la parte trasera incluían el nombre de los centros que aceptaban tal método de pago.

La empresa Diners Club cumpliría, desde su origen, el papel de intermediario encargándose de manejar las transacciones entre las empresas y sus clientes.

 Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>