A las 10, en el quinto pino

Madrid

Cuando hablamos de «el quinto pino» nos referimos a algo que está ‘muy lejos’. El origen de esta expresión se remonta al Madrid de Felipe V (siglo XVIII). Por aquel entonces, el paseo de Recoletos era la calle más larga de la ciudad; a lo largo de la vía, se plantaron cinco pinos muy frondosos separados por una distancia considerable: para llegar del primero al último había que recorrer unos tres kilómetros. Estos árboles fueron rápidamente tomados como puntos de referencia para encuentros. Por lo visto, era muy común oír: «¡Quedamos en el (segundo, tercer, cuarto…) pino!».

El primer pino se encontraba al principio del paseo de Recoletos y el quinto llegaba prácticamente a las afueras de la capital (lo que hoy sería el paseo de La Castellana, a la altura de Nuevos Ministerios). Se cuenta que este era un punto de encuentro muy común entre jóvenes enamorados que buscaban un poco de intimidad.

Fuentes

4 thoughts on “A las 10, en el quinto pino

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>