¡A buenas horas, mangas verdes!

Mangas Verdes

Probablemente hayas oído esta expresión antes, puede ser que hasta la hayas usado en alguna ocasión; de no ser así, debes saber que se emplea cuando la solución a un problema no ha llegado a tiempo o ha perdido interés: «¿Te ayudo con la colada?», «¡A buenas horas, mangas verdes! ya he terminado…».

¿Sabías que tiene su origen en el siglo XV? En la Castilla del año 1476 nació la Santa Hermandad, una unión de distintas hermandades que, desde el siglo XIII, eran las encargadas de defender el orden público y encarcelar a todo aquel que incumpliera la ley.  Famosa por su excesiva impuntualidad, fue pronto víctima de críticas, chascarrillos e ironías: «¡A buenas horas, mangas verdes!», gritarían los ciudadanos una y otra vez censurando así la demora que, naturalmente, había servido de ayuda al bandido para escapar.

El cuerpo fue pronto conocido como «los mangas verdes» debido a su vestimenta: lucían un uniforme compuesto de una camisa verde y un chaleco de piel que dejaba al descubierto las mangas.

La Santa Hermandad fue disuelta en 1834. Diez años más tarde se constituiría la Guardia Civil.

Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>